lunes, 25 de febrero de 2013

A Tse Tse


Tse Tse es un niño frágil
como la espuma del mar;
Tse Tse es un niño
que vive en la favela.

Sereno el rostro,
clara sonrisa angelical,
mofletes gordos
y ojos muy grandes para mirar.

Un arbolito es el caballo
que al don de un hada comenzó a hablar;
ese es su amigo, un naranja lima
que lo acompaña en su soledad.

Sobre sus ramas cabalga el mundo
y siempre está en el mismo lugar.
Tiene en su mente mil fantasías,
mil paraísos que visitar.


Es su caballo casi un cohete,
pues por el cielo sabe trotar.
Tse Tse se siente un barrilete,
lástima que siempre hay que bajar.

Aunque es pequeño Tse Tse es muy grande,
el dolor trueca cualquier edad.
Tiene su mente muchas preguntas,
pero no sabe que contestar.

En las vidrieras mira juguetes
y se pregunta por qué será
que él no los tiene y hay otros niños
que tienen muchos con que jugar.

Un naranja lima es el juguete
del cual un día se acordará
y quizá esta frase juegue en su mente:
“la vida quita, pero algo da”.

(Poema basado en “Mi planta de naranja-lima”,
de José Mauro de Vasconcelos)
Fotografía: Ozhernandez - Deviantart

No hay comentarios:

Publicar un comentario